martes, 4 de abril de 2017

Tucumàn: niveles de agua del dique El Cadillal son normales y no hay desbordes

El gobernador, Juan Manzur, visitó esta mañana El Cadillal para interiorizarse sobre la situación del dique, tras las crecidas en los ríos del norte de la provincia.

“En forma preventiva los equipos técnicos han decidido abrir una de las cuatro válvulas de los descargadores para regular la salida del agua, que sin embargo está por debajo del límite”, explicó Manzur. En ese sentido, detalló que no hay desbordes y que el dique está erogando 60 metros cúbicos por segundo, lo que se trata de caudales normales, con agua por debajo del vertedero. Además, indicó que el volumen de los ríos del norte también está disminuyendo.
El subsecretario de Recursos Hídricos de la provincia, Carlos Giobellina, brindó más detalles de la situación en El Cadillal. En principio dijo que en la cuenca alta no hubo mayores precipitaciones.
El dique está en operación normal, dentro de los niveles que son propios de la época. En la cuenca alta de El Cadillal no ha llovido mucho, hemos atravesado un período muy seco con el dique bastante bajo a nivel de embalse, que inclusive solamente erogaba un caudal mínimo con fines ecológicos y los dos metros cúbicos por segundo que se usan para sistema de agua potable de la ciudad de San Miguel de Tucumán”, señaló Giobellina.
Indicó que los diques de embalse, como El Cadillal y Escaba, tienen múltiples destinos y que en las épocas estivales de lluvias, cumplen una función de amortiguación de crecientes: “Todos los cuencos que no tienen embalse corren riesgo hidrológico, o sea, de que haya una precipitación fuerte en la cuenca alta y el agua se concentre en la parte baja, que son los cauces de los ríos. Si hay un dique, este modera la creciente, tiene capacidad de almacenar volúmenes de agua y, a través de los sistemas de descarga, fondo de riego, vertedero y generación, van mitigando, amortiguando y entregando al cauce bajo volúmenes menores de los que se concentran en la cuenca alta”.
Cadillal-1-LS
Giobellina informó que El Cadillal es un contenedor de emergencia que tiene una muy alta capacidad de volumen, en este momento está condicionado al uso de agua potable y no llega al labio de vertedero. “Lo primero que se pone operativo cuando entran crecientes es la capacidad de generación de energía hidroeléctrica. La central de El Cadillal eroga 25 metros cúbicos por segundo. Como el aporte de los ríos de la cuenca alta es superior a eso, se abre una válvula, que es un descargador de fondo, y hoy está erogando 60 metros cúbicos por segundo totales para equilibrar la entrada con la erogación. Con todas las válvulas trabajando a pleno se pueden erogar 300 metros”.
Continúa la asistencia a los afectados
El Gobernador dijo además que los equipos de las distintas áreas del Estado continúan trabajando en la asistencia a las personas damnificadas.  “Estamos dedicados a ayudar a toda la gente que ha sufrido inundaciones. Muchas familias están evacuadas hoy y en una situación difícil y hay que estar a la par de cada una. Hay que pensar en la reconstrucción del día después, en la colaboración y ayuda  a las familias que perdieron todo y ahí tenemos que estar los tucumanos. Por eso agradecemos a todos los que se acercaron solidariamente”.
Tenemos en el sur de la provincia más de 1200 personas de todos los ministerios trabajando. Allí está todo el Gobierno en el territorio”, indicó Manzur.
Escaba
El subsecretario de Recursos Hídricos explicó que este dique también está operando normalidad. “Estamos en una etapa muy alta de precipitaciones y (el dique) ha amortiguado importantes volúmenes de agua y ha permitido que, a pesar de que hay un sector inundado, no hubiera daños superiores, como los de Colombia con aluviones y desaparición de personas e infraestructura. A pesar de los daños en La Madrid, el dique ha cumplido y sigue cumpliendo sus funciones porque continúa laminando agua”.
Los Gómez
Con respecto a la situación en la población de Los Gómez, al este, Marcelo Lizárraga, subsecretario de Gestión Ambiental, explicó que se trata de una localidad ubicada en la llanura deprimida tucumana, a la vera del río Salí, afluente que “en este momento está recibiendo el aporte de los ríos que se conducen desde el oeste de la provincia, con lo cual se genera el lógico incremento del nivel de caudal de esa zona. Además, en el lugar hay canales de desagüe que confluyen en el dique de las Termas. A estas dos vías de alimentación se suman la lluvia local y el drenaje de los campos, generan como lógica conclusión que las casas situadas en zonas bajas se inunden necesariamente”.
En ese sentido, señaló que Los Gómez sufre este tipo de condiciones por su ubicación geográfica y agregó: “Hubo versiones de que se produjeron inundaciones por un canal de riego y que la apertura del dique El Cadillal estaba generando inundaciones aguas abajo. Lo cierto es que allí no hay canales de riego y que el dique está erogando 60 metros cúbicos por segundo, lo cual está dentro de los parámetros completamente normales. El río Salí puede captar hasta 200 metros cúbicos por segundo sin que genere ningún tipo de inconvenientes en las zonas urbanas; en las llanuras deprimidas la falta de cauce hace que el río se desmadre y pueda generar inconvenientes en poblaciones o familias aisladas”. Finalmente, destacó que en esos casos, las acumulaciones de agua son producto del mismo caudal del río y no de la apertura de válvulas de El Cadillal.
En el mismo sentido, los intendentes de Banda de Río Salí, Darío Monteros, y Alderetes, Sergio Venegas, supervisaron las costanera este del río Salí. “El monitoreo es permanente así que es importante que la población esté tranquila. Estamos recorriendo y verificando en forma personal el caudal, para tener una evaluación pormenorizada”, expresó Monteros.
Queremos dejar en claro que no se trata de una apertura de compuertas como trascendió a nivel periodístico sino que es una apertura de una de las válvulas de fuga que se hizo de forma preventiva para mantener los niveles de El Cadillal, dijo Venegas, por su parte.

No hay comentarios: