martes, 21 de marzo de 2017

Los efectos de la subejecución en el derecho a la salud


La subejecución del presupuesto previsto asociada al aumento inflacionario implica una disminución del gasto real del Ministerio de Salud de aproximadamente el 30%. Informe de CEPA

Esto sin tener en cuenta los aumentos de insumos como los medicamentos que, además, sufren el efecto de la devaluación monetaria. El Ministerio de Salud provincial, hasta el 30 de septiembre de 2016, revela una ejecución de apenas el 29% del presupuesto asignado.

Se tomó una muestra intencional seleccionando municipios que pertenecen a los tres cordones del conurbano bonaerense, además de municipios pertenecientes al interior de la provincia. Los municipios seleccionados en el conurbano fueron: Lomas de Zamora, Almirante Brown y Moreno. En el interior de la provincia fueron seleccionados los siguientes municipios: Exaltación de la Cruz, Mercedes, Pehuajó y San Antonio de Areco.

La suma total de la población residente en estos municipios es de 1.877.098, lo que representa cerca del 11% de la población provincial según las estimaciones de población del INDEC para el año 2016. El número total de centros de atención primaria de la salud (CAPS), de donde los municipios relevaron la información solicitada, es de 166, lo que corresponde al 8% del total de CAPS de la provincia de Buenos Aires.

Se realizaron cinco preguntas a responsables de salud de cada municipio, quienes a su vez hicieron el relevamiento en los CAPS, respecto al abastecimiento con cuatro insumos sanitarios estratégicos elegidos por su importancia en la atención sanitaria: leche, botiquines con medicamentos del programa REMEDIAR, preservativos y anticonceptivos orales. Todos ellos eran provistos con regularidad por el Ministerio de Salud de la Nación y de la Provincia de Buenos Aires en años anteriores.

Todos los CAPS recibieron los botiquines y los anticonceptivos. 24 CAPS no recibieron leche, y otros 43 no accedieron a preservativos. En ningún municipio, los CAPS contaron con una cantidad adecuada para satisfacer la demanda. Un dato sobresaliente es que Ninguno de los municipios encuestados recibió la leche desde el Estado nacional. Sobre los botiquines REMEDIAR, aunque todos afirman que las cantidades enviadas estuvieron muy por debajo de las entregas históricas del programa y no dieron abasto para atender a la demanda.

Pensar la salud como derecho, entre otras cosas, es entender que el acceso a los servicios e insumos sanitarios no debe estar librado exclusivamente a la capacidad de pago de cada individuo o grupo familiar, sino que debe ser realizado de manera equitativa según las necesidades de las personas. En este contexto el presupuesto público toma una dimensión importantísima. La ampliación del presupuesto en salud debe venir acompañada de una ejecución eficiente que logre maximizar los beneficios y garantizar los derechos del pueblo. Por el contrario, la subejecución presupuestaria suele incidir negativamente en la salud de la población, reforzando las desigualdades sociales existentes y quitando derechos adquiridos. En el presente informe se pudo observar como la subejecución del presupuesto en salud, tanto del Ministerio de Salud de la Nación como el de la provincia de Buenos Aires, afectaron la entrega y disponibilidad de 4 insumos estratégicos en los centros de atención primaria de siete municipios de la provincia. Los CAPS son el pilar de la estrategia de Atención Primaria de la Salud. Su anclaje territorial busca ampliar el acceso al cuidado en salud a la mayor parte posible de la población, principalmente aquella en situación de mayor vulnerabilidad que no posee otro tipo de cobertura sanitaria (obras sociales, prepagas, etc.).

A la falta de provisión pública de leche se suma que en el mercado hubo un incremento del precio en promedio del 66,6%, por lo que se estima una caída del 25% en el consumo. El Programa REMEDIAR fue implementado durante el año 2002 debido a los efectos de la crisis económica y social del 2001, con el objetivo de generar acceso a los medicamentos esenciales y jerarquizar los CAPS de todo el país. Cuando están completos, los botiquines REMEDIAR dotan a los centros de salud de la capacidad de resolver cerca del 90% de los problemas de salud que requieren tratamiento medicamentoso. La falta de estos insumos en los CAPS puede generar problemas de los más diversos, que van desde el agravamiento de enfermedades como el asma, la hipertensión y la diabetes, hasta el aumento de la mortalidad infantil. Además, al quitar capacidad de resolución de los centros de salud, genera indudablemente un redireccionamiento de la demanda hacia los hospitales, creando un verdadero embudo en el proceso de atención con consecuente pérdida de calidad y acceso a los servicios de salud.

La subejecución en materia de salud también genera mayor erogación de gastos por parte de los municipios, obligándolos a redireccionar recursos antes utilizados para otras áreas. Los municipios terminan pagando un precio mucho más elevado por estos insumos, ya que compran cantidades muy inferiores comparadas a la nación y provincia, lo que hace que pierdan capacidad de negociación frente a los proveedores. En este contexto queda la pregunta si la subejecución observada, tanto en nación como en provincia, es fruto de la falta de capacidad gestora de los funcionarios o una decisión deliberada del gobierno de recortar el gasto público en salud. Independiente de la respuesta, este tipo de accionar denota una total irresponsabilidad y falta de compromiso con los más vulnerables. No ejecutar el presupuesto es una manera de retirar la presencia positiva del Estado de la vida de las personas, recortando derechos, ampliando la pobreza y las inequidades, con evidente perjuicio a la salud del pueblo.
Bajar informe »

No hay comentarios: