miércoles, 29 de marzo de 2017

Las hambrunas se acrecientan en la Era Trump

Los países en riesgo son casi siempre los mismos, pero la crisis humanitaria y la hambruna es la peor de los últimos 70 años y las ayudas internacionales son insuficientes, más aún a partir de que Estados Unidos con Donald Trump se apresta a salir de todos los programas de apoyo a las poblaciones más vulnerables.

    }
Casi 16 millones de personas en Nigeria, Somalia y Sudán del Sur están en riesgo de muerte por hambre.
    A esto se suma que 22 millones de niños están desnutridos, afectados por enfermedades que se convierten en incurables solo por falta de medicamentos y ante la falta de abastecimiento de agua. Al menos un millón y medio de pequeños podría carecer del líquido elemento este año.
    A los países del Africa oriental, golpeada por las sequías y por los conflictos, se suma Yemen, la más pobre de las naciones árabes, por años envuelta en una guerra civil por los enfrentamientos entre el gobierno apoyado por los sauditas sunitas y por Estados Unidos contra los rebeldes chiítas hutíes, respaldados por Irán.
    Según datos de la ONU, un millón de personas podría morir por falta de alimento en Sudán del Sur, donde la hambruna fue declarada en dos condados.
    Somalia declaró el estado de emergencia como consecuencia de la sequía: un altísimo riesgo para 2,9 millones de somalíes. En el noreste de Nigeria, la desnutrición afecta a vastas áreas donde están activos los terroristas islámicos de Boko Haram.
    En Yemen, desde enero a la actualidad, se elevó de 4 a 7 millones el número de personas que no saben si encontrarán o dónde algo para comer.
    En todos estos países, donde logra llegar, está el trabajo de UNICEF que, solo en Somalia, está suministrando ayudas para 1,7 millones de niños menores de cinco años. La Agencia de la ONU necesita, para el 2017, de 712 millones de dólares.
    En total a fines de marzo, advirtió el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, sirven 4.400 millones de dólares para evitar la catástrofe, al menos hasta fines de julio. Pero hasta hoy llegó solo el 10% de los fondos necesarios.
    Una tragedia anunciada ya hace dos semanas por Stephen O'Brien, subsecretario de la ONU para los Asuntos Humanitarios, que habló en el Consejo de Seguridad para denunciar la "peor hambruna desde la creación de las Naciones Unidas en 1945".
    En los mismos días el presupuesto de Estados Unidos 2018, mostraba la primera arremetida de Trump y anunciaba recortes nunca vistos en 70 años y en particular un golpe de hacha sobre las ayudas al exterior, una quita a ese rubro del 29%, es decir 10.900 millones dólares.
    Solo para tener un dato límite de comparación, casi 80 millones de familias estadounidenses poseen un animal doméstico.
    Y para alimentarlos, curarlos, comprarles juguetes y mimarlos gastan cerca de 55.000 millones dólares. (ANSA).

No hay comentarios: