jueves, 23 de marzo de 2017

Brasil: Gobierno admite la gravedad en crisis de la carne

El gobierno brasileño informó hoy que hubo frigoríficos que violaron las normas de preservación de la Amazonia al comprar carnes de zonas vedadas.

   
El presidente de Brasil, Michel Temer, dijo que es "grave" la crisis de la carne.
    Pocos días después de conocido el escándalo de la "Carne Débil", sobre la venta y exportación de productos cárnicos vencidos, ahora se destapó el caso conocido como "Carne Fría", en el que grandes frigoríficos fueron acusados de faenar reses criadas en zonas prohibidas de la Amazonia.
    El ministro de Agricultura, Blairo Maggi, declaró hoy que, en efecto, hubo firmas que "hicieron uso" de reses procedentes de estancias ubicadas en zonas de la Amazonia en las que no se pueden realizar actividades agropecuarias.
    "Nosotros respetamos el medio ambiente", reforzó el funcionario, quien afirmó contar con el respaldo del presidente Temer.
    Blairo Maggi concedió una entrevista a corresponsales extranjeros a través de una tele-conferencia.
    El Instituto de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (IBAMA), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, denunció al frigorífico JBS, el mayor exportador de carnes brasileño, de comprar producción ilegal de la Amazonia.
    JBS está, junto al otro gigante de las carnes que es BRF, en el ojo del huracán del causa "Carne Débil" presentada el viernes pasado por la Policía Federal tras lo cual decenas de países bloquearon los embarques de carnes, el último de ellos España, según informó hoy la prensa brasileña.
    Entre tanto el operativo "Carne Fría", realizado por IBAMA, acusó a varios frigoríficos de comprar carne procedente de zonas "vedadas" de los estados de Pará, Tocantis, de la extena región amazónica, y también de estancias de Bahia, provincia de la región nordeste.
    "Estas acciones de IBAMA demostraron que nuestras políticas de control están funcionando (...) estas actitudes demuestran el compromiso de mantener bajo control la deforestación", afirmó Blairo Maggi.
    Las denuncias de la Policía Federal en primer lugar, ahora agravadas con las de IBAMA que han tenido menos repercusión, son un dolor de cabeza mayúsculo para el gobierno.
    El presidente Temer ha dedicado el grueso de su agenda a esta crisis de impacto económico innegable, que también afecta la imagen internacional del país.
    Este jueves, al comentar el tema, el presidente pareció tentado de minimizarlo pero luego reconoció su importancia.
    Dijo temer, "tuvimos este pequeño incidente, no voy a decir pequeño porque es grave, un grave incidente referido a la cuestión de la carne".
    Y enseguida agregó que el asunto "está siendo esclarecido" lo cual permitirá que sea superado, pronosticó en el Palacio del Planalto ante embajadores de varios países.
    Temer ya se había reunido el domingo con diplomáticos para explicarles su punto de vista sobre la carne y luego los convidó a un churrasco para demostrar la "confiabilidad" de los productos brasileños.
    En su discurso de hoy señaló "no me canso de repetir, y aprovecho la presencia de los señores embajadores, que apenas 21 plantas frigoríficas (son investigadas) sobre un total de 4.858 plantas frigoríficas que hay en el país".
    Y de los "11.300 empleados del Ministerio de Agricultura, apenas 30 y pocos están siendo investigados", insistió el mandatario. (ANS

No hay comentarios: